¿Alguna vez te has imaginado entrar en un universo paralelo? ¿Entrar en un lugar donde se te corte la respiración de tanta belleza?

Pues ese lugar existe ¡y se encuentra en el Glaciar Mendenhall de Alaska!

Durante nuestro mes viajando por Alaska teníamos claro que no nos podíamos perder las cuevas de hielo. Pero acceder a ellas no fue tarea fácil… Así que te contamos nuestra experiencia para que te prepares bien y puedas disfrutar de este espectáculo de la naturaleza, que sin duda, no te dejará indiferente.

Las cuevas de hielo, correctamente llamadas cuevas glaciares, se empiezan a formar a los pies del glaciar cuando en verano empieza el proceso de deshielo. De esta manera empiezan a brotar riachuelos en el interior del glaciar. Así, debido al movimiento del agua y del aire se van creando espacios más finos y traslúcidos en el glaciar que permiten el espectáculo de las cuevas de hielo.

Cabe destacar que recorrer las cuevas glaciares es muy peligroso, puesto que son muy inestables debido a que están en constante movimiento.

No obstante, ¡nosotras no nos lo queríamos perder! Así que empezamos a explorar las opciones que teníamos. Llegamos a la conclusión de que a no ser que seas un espeleólogo profesional o un experto en actividades en la naturaleza y, casualmente, tengas todo el material contigo^^, lo más cómodo y fácil va a ser contratar un tour o un guía que te lleve hasta el lugar y te preste el material.

Así que nos decidimos a contratar el tour. Contratamos un tour con Abak que nos costó unos 230USD por persona. Bajo nuestro punto de vista es carísimo. Aunque entendemos que existe la ley de la oferta y la demanda, y además entraña un gran riesgo entrar a una cueva de hielo. Este tour incluye un servicio muy completo (recogida, guía, comida, equipo…). El problema es que no te aseguran que puedas entrar a una cueva de hielo… y tanto si finalmente encontráis la cueva cómo si no el precio es el mismo.

Nosotras tuvimos la gran suerte de encontrar una cueva de hielo! Aunque pequeña, fue impresionante, no lo podíamos creer…es algo realmente hermoso que nos dejó sin palabras. Los colores y formas de las paredes son alucinantes, se aprecia como la luz atraviesa el hielo proporcionando un efecto cristal increíble!

Un consejo:

Acceder al glaciar, es muy sencillo y lo puedes hacer por tu cuenta, solo necesitas alquilar unos crampones para andar cómodamente por el hielo. El tema es que si quieres visitar las cuevas de hielo tienes que contratar un tour. Nosotras accedimos a la cueva haciendo rappel por el hielo y lo curioso es que estando en la boca de la cueva podíamos oír y ver a la gente que estaba arriba andando por el glaciar pero que no podían ver ni acceder a la cueva porque no tenían el equipo. Una pena, ¿no creéis?

Datos de Interés:

Consideramos que es más complicado llegar a Juneau, la capital de Alaska, que una vez estas en la ciudad ir al propio glaciar.

A Juneau solo se puede llegar por barco o avión, no por carretera. No,no, por carretera es asombroso pero no se puede. Si estas viajando por Alaska y quieres llevar el coche, tendrás que coger un ferry en Haines o Skagway.

Casi siempre solemos recomendar no coger tours e ir por vuestra cuenta. Pero en este caso, si lo que queréis es ver las cuevas será mejor cogerlo. Es caro, pero, como ya hemos dicho, no os tendréis que preocupar de nada. Solo de caminar y disfrutar.

Si por el contrario, únicamente queréis ir a ver el glaciar desde el Visitor Center o incluso llegar hasta el glaciar por los caminos que hay alrededor del lago (Photo-point Trail o el West glacier Trailhead) recomendamos no contratar ningún tour e ir directamente en bus desde el Downtown de Juneau. El Mendenhall Glacier está a unos 15km al norte de Juneau.

¿Cómo?

Con el transporte público de Juneau (http://www.juneau.org/capitaltransit/) Únicamente hay que ir hasta el centro de Juneau (en Downtown Trafic Center, DTC, que es la principal estación de la ciudad o en el Federal Building). Coger el autobús 3 o 4 (Ruta Mendenhall Valley). Después de unos 40-50 minutos hay que bajarse en Mendenhall Boulevard (o Valley Blvd). Y seguir la calle Glacier Spur Rd unas 2 millas (3km) y ahí llegas al Visitor Center. Desde aquí, donde se puede ver el glaciar desde lejos y coger información para hacer alguna de las caminatas alrededor.

El autobús sale cada hora y funciona desde las 7 de la mañana hasta las 9 de la noche. (Para más información http://www.juneau.org/capitaltransit/documents/LocalScheduleMendenhall-WEB11102015.pdf)

Des de Viviendo el Mundo os recomendamos que si tenéis la oportunidad de visitar una cueva de hielo ¡lo hagáis!  Eso sí, bajo vuestra responsabilidad^^

Para nosotras fue una experiencia impresionante y totalmente recomendable!