Cómo viajar en grupo y no acabar a hostias

Suponemos que si has viajado alguna vez con un grupo de 3 o más personas, en cuanto has leído: ¿Cómo viajar en grupo y no acabar a hostias? te has sentido identificado.

Viajar en grupo en estación

 

¿Y es que hay algo más divertido y terrorífico a la vez que viajar en grupo?

Esos momentos en los que todos hablan y no se llega a ninguna conclusión, cuando se tarda el triple en hacer la compra porque cada quien tiene algo que objetar, cuando no hay manera de decidir en qué restaurante vamos a cenar o ese maravilloso momento en el que se llega al alojamiento y hay que sortear las habitaciones.

Si bien es cierto que viajar en grupo tiene su parte negativa, tampoco hay que olvidar lo bien que te lo puedes pasar si todos los miembros del grupo ponen de su parte: risas imparables, recuerdos para compartir toda la vida y ese sabor de boca tan bonito que te deja el recordar todas las experiencias que vivisteis en ese lugar que solo compartís vosotros.

Desde Viviendo el Mundo te proponemos 4 claves para que tu próximo viaje en grupo sea la hostia:

Planifica:

Es muy importante que tanto tú como el resto del grupo tengáis claro que hay que planificar el viaje de antemano. Al principio puede parecer misión imposible, lo sabemos, pero es mucho mejor invertir un tiempo antes del viaje en ponerse de acuerdo que amargarse durante los días que vais a disfrutar de vuestras vacaciones.

Planificar: viajar en grupo

Sé flexible:

La flexibilidad es fundamental para cualquier tarea en grupo, todos somos diferentes y vivimos en nuestro micro mundo. Hay que crear una danza invisible entre todos los miembros del grupo para adaptarse los unos a los otros. Estate abierto a nuevas propuestas y a propuestas diferentes a las tuyas.

Empatiza:

La empatía es una pieza clave para comprender al otro. Una vez estés en el camino de la flexibilidad, no te olvides de tirar de empatía. Intenta ponerte en el lugar del otro para comprenderle mejor, y poder llegar a un acuerdo que al final os beneficie a todos.

Sé independiente:

Aunque sea un viaje en grupo, no hay que estar las 24 horas del día como un pelotón. Es más, es mucho más saludable daros un break: solos, en parejas o en grupos más pequeños. Separaros un rato os ayudara a recargar pilas. Una buena ocasión para separarse es, por ejemplo, el día que tengáis planes diferentes, en lugar de pelearse e intentar convencer al otro grupo, cada uno hace lo que le apetece. Así, por la noche os reencontráis y os echáis unas risas explicando vuestro día.

Viajar en grupo

Por último, hay que diferenciar entre dos tipos de viajes en grupo. Los viajes en grupo con gente que no conoces y los viajes en grupo con gente que ya conoces:

Si no conoces al grupo con el que vas a viajar, te aconsejamos que apliques estos consejos y al menos por tu parte, el viaje irá sobre ruedas!

Pero si ya sabes con quienes vas a viajar, ya sean amigos, familia, compañeros de trabajo… Ten en cuenta que tú decides viajar con ellos, ya los conoces, sabes como son, así que probablemente ya sabes lo que te puede esperar. Tú decides, después no culpes al Karma!

¿Te ha gustado el post? ¿Te has sentido identificado/a?

Déjanos tu opinión, queremos saber qué piensas.